Saltar al contenido

Plan de pensiones

¿Qué es un plan de pensiones?

Un plan de pensiones es un instrumento de previsión social privado en el que se permite al inversor realizar aportaciones con el fin de garantizar, cuando se produzca el hecho causante, un capital o renta, según las condiciones estipuladas en el acuerdo.

Los planes de pensiones, mediante sistemas financieros y actuariales de capitalización, permiten establecer una equivalencia entre las aportaciones y las prestaciones futuras a los beneficiarios, constituyéndose unas reservas respectivamente.

Los Fondos de pensiones están sometidos a supervisión e inspección por parte de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), organismo dependiente del Ministerio de Economía.

Aportaciones y cobro del plan de pensiones

Aportaciones al Plan de Pensiones

Las aportaciones a un plan de pensiones son flexibles en cuanto al importe, periodicidad y modo. El titular puede optar por realizar aportaciones mensuales, trimestrales, semestrales, anuales o aperiódica.

Cobro del plan de pensiones

Al igual que las aportaciones, el cobro del plan de pensiones también es flexible. El titular, una vez acaecido la contingencia, es el que decide cómo recuperar el dinero, bien en forma de renta financiera, o en forma de capital, es decir, que se cobran todos los derechos consolidados acumulados en forma de capital único.

Se entiende por hecho causante o contingencia:

  • Jubilación: Cuando el individuo se jubile en el Régimen de la Seguridad Social
  • Fallecimiento: Tanto en el periodo en que se realizan las aportaciones (partícipe) como en el de cobro de prestaciones (beneficiario). Pueden generar derecho a prestaciones de viudedad, orfandad, o en su caso, en favor de otros herederos o personas designadas.
  • Paro de larga duración cuando el titular se encuentre en situación de desempleo durante un período continuado superior de 12 meses, siempre que esté inscrito en el INEM y no perciba prestaciones contributivas.
  • Invalidez laboral total y permanente para la profesión habitual, absoluta y permanente para todo trabajo, y la gran invalidez.

Como novedad, con la reforma fiscal, se introduce una nueva situación sujeta a rescate del plan de pensiones: a partir de 2015 se podrán recuperar las aportaciones realizadas una vez hayan transcurrido 10 años desde su aportación, que empezarán a contar a partir del 01/01/2015.

Ventajas e inconvenientes de los planes de pensiones

La mayor ventaja que encontramos es la rentabilidad financiero fiscal. En España, las aportaciones a los planes de pensiones son deducibles en la base imponible del IRPF, con unos límites que se explicarán más adelante, teniendo en cuenta que la base liquidable general no podrá ser negativa.

El principal inconveniente de un plan de pensiones probablemente sea la relativa falta de liquidez, ya que las aportaciones de los planes de pensiones no se pueden recuperar hasta que se produzca uno de los acontecimientos nombrados en el apartado anterior.

Tipos de planes de pensiones

Dentro del ámbito de la Previsión social podemos distinguir varios tipos:

Prev. Social Pública: Es la que todos conocemos, la Seguridad Social, que está orientada principalmente a proveer pensiones de jubilación, invalidez y fallecimiento.

Prev. Social Privada: Entra dentro del “tercer escalón” de la previsión social y es la encargada de complementar los ingresos de las pensiones públicas a través de sistemas de aseguramiento y ahorro voluntario. Las aportaciones que se pueden realizar son de dos tipos:

  • Colectivos: Las que en ocasiones realizan las empresas, mediante exteriorización, para sus empleados (planes de empleo, planes de previsión social empresarial, etc.)
  • Individuales: Son las que los propios ciudadanos podemos realizar a través de los planes de pensiones y seguros de ahorro orientados a la jubilación (Planes de Previsión Asegurados, Planes Individuales de Ahorro Sistemático, etc.).

A la hora de elegir nuestro plan de pensión individual, y así complementar nuestra pensión por jubilación, tenemos que tener en cuenta algunos aspectos básicos como:

  • Nuestro perfil como contratante (conservador, moderado o agresivo).
  • Fiscalidad
  • Necesidad de Liquidez
  • Oferta y demanda en el mercado

Perfil del contratante

Podemos contratar nuestro plan de pensiones en función de los activos en los que invierte como los planes de pensiones de renta fija (a largo plazo, a corto plazo o renta fija mixta) o planes de pensiones de renta variable (renta variable o renta variable mixta).

¿Qué tipo de plan de pensiones nos conviene más?

Planes de pensiones de renta fija

Los planes de pensiones de renta fija invierten en deuda gubernamental o corporativa. Van dirigidos a un público más conservador que quiere asumir menos riesgo o que está cerca de su jubilación y desea preservar su capital.

Dentro de los planes de renta fija podemos encontrar:

  • Planes de pensiones de Renta Fija a corto plazo: la duración media de la cartera será inferior o igual a dos años.
  • Planes de pensiones de Renta Fija a largo plazo: la duración media de la cartera será superior a dos años.
  • Planes de pensiones de Renta fija mixta: como máximo se podrá invertir un 30% de la cartera en activos de renta variable.

Planes de pensiones de renta variable

Los planes de pensiones de renta variable invierten en acciones cotizadas en diferentes mercados. Este tipo de planes implican un riesgo mayor, por lo que el perfil del inversor debe ser más arriesgado o que el plazo hasta su jubilación sea largo.

Al igual que en los planes de pensiones de renta fija, en los de renta variable también existen subtipos.

Los planes de pensiones de renta variable mixta invierten entre el 30% y el 75% de la cartera en activos de renta variable. Los planes que invierten más del 75% de los activos en renta variable se conocen como planes de renta variable puros.

Otras modalidades de Planes de pensiones

Existen variantes entre los planes de pensiones, como los planes dinámicos que van modificando la composición de la cartera en función de la edad del partícipe, un mecanismo anglosajón. A medida que se acerca el momento de la jubilación la cartera del plan se transforma para preservar el capital, sobre ponderando activos de renta fija y adquiriendo un perfil más conservador.

Dependiendo de tu perfil de riesgo podrás escoger planes de algunas de estas categorías o crear una cartera que combine varios para adaptarla a tus necesidades, por tanto tendrás que preguntarte qué nivel de riesgo estás dispuesto a asumir y cuánto tiempo queda para tu jubilación.